• PeruNews Peruanos en el Exterior - PEX

    11:40 am   23/10/2019,  Laguna Woods, California

    El ejército peruano intenta frenar la minería ILEGAL de oro #Tambopata #MadredeDios

    → Esta foto del 3 de abril de 2019 muestra una vista aérea de la base policial y militar de Mega 12 en la provincia peruana de Tambopata.
    • El gobierno de Perú lanzó a principios de este año una operación llamada «Operación Mercurio«, en la que policías y tropas militares construyeron bases improvisadas dentro de la selva amazónica para ahuyentar a miles de mineros ilegales que deforestaron los bosques tropicales en busca de oro. (Foto AP / Rodrigo Abd)

    LA PAMPA, Perú – Durante el día, la policía y los soldados peruanos buscan y destruyen el equipo utilizado por los mineros de oro ilegales en una parte de la selva amazónica donde la minería ha transformado el follaje una vez denso en un desierto lleno de árboles muertos y pozas tóxicas. A medida que cae la noche, juegan a las cartas y al fútbol, ​​llaman a la familia desde su remoto lugar o les piden a un médico que saque los parásitos de sus pies.

    Durante una década, la fiebre del oro se aceleró en la provincia peruana de Tambopata, un centro para una actividad ilícita que se encuentra entre las más lucrativas y destructivas de la selva amazónica. Las fuerzas de seguridad iban y venían; Los mineros se dispersaron y regresaron. Luego, Perú anunció algo diferente: instaló bases militares a largo plazo con la esperanza de frenar no solo la minería ilegal sino también la trata de personas y otros delitos asociados.

    La «Operación Mercury» comenzó en febrero, cuando las autoridades desalojaron a miles de mineros de oro ilegales de la zona y desplegaron a cientos de policías y soldados a largo plazo, alojándolos en algunos casos en los mismos barrios improvisados ​​que una vez utilizaron los comerciantes de oro. Los hombres uniformados patrullan regularmente en vehículos y motocicletas, aunque algunos mineros emergen por la noche y existe la preocupación de que otros esperen a que la presencia militar disminuya, o simplemente se trasladen a áreas más remotas.

    «Como muchos mineros me dicen, estas intervenciones solo empujan a los mineros a áreas más y más dentro de la selva, porque quieren evitar ser atrapados«, dijo Jimena Díaz Leiva, estudiante de doctorado de la Universidad de California, Berkeley, que ha estudiado lo ilegal. industria.

    También dijo que los mineros a pequeña escala se sienten ignorados y vilipendiados por un gobierno que, según dicen, ha mostrado poco interés en su bienestar económico y cuyas iniciativas para incorporarlos a la industria minera legal no han sido efectivas.

    Lo que es seguro es la devastación dejada atrás, en parte debido al mercurio utilizado para separar el oro de los escombros durante la excavación. Decenas de miles de acres (hectáreas) de selva tropical han sido destruidos.

    «El daño a la naturaleza aquí es tan terrible que toda el agua está envenenada«, dijo el mayor Gustavo Cerdeña, jefe de una unidad policial.

    Cerdeña dijo que había venido al área antes de que comenzara la operación de aplicación de la ley en febrero, haciéndose pasar por un comprador de oro para reunir información sobre el sindicato criminal que domina el comercio ilegal.

    «Estaba lleno de gente. Era como Gomorra antes de que lloviera fuego», dijo, refiriéndose a la destrucción de la ciudad bíblica. «Ahora todo es más tranquilo».

    El área conocida como «La Pampa», que rodea un parque nacional y no aparece en los mapas estatales, ha producido aproximadamente 25 toneladas de oro extraído ilegalmente al año, mucho más que la producción de Yanacocha, la mina de oro legal más productiva de Perú. Según el gobierno peruano. Perú es el productor No. 1 de oro en América Latina.

    Es un patrón que se repite en diversos grados en otras partes de la Amazonía, incluso en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Colombia y Brasil.

    Según la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada, una coalición de grupos no gubernamentales que analizaron datos de la mina, impulsados ​​por el aumento de los precios mundiales del oro, la minería ilegal destruyó 92,000 millas cuadradas (238,000 kilómetros cuadrados) de bosques entre 2000 y 2015. Amazonas en nueve países. El uso de cientos de toneladas de mercurio tóxico en la minería ilegal en todo el continente ha generado preocupación por los problemas de salud en las tierras afectadas, algunas de las cuales están ocupadas por pueblos indígenas.

    Las bases militares en La Pampa se mantendrán al menos hasta mediados de 2021, cuando finalice el mandato del gobierno actual.

    Una base ocupada por las fuerzas de seguridad está rodeada por dos lagos contaminados con mercurio y escombros dejados por los mineros. Hay tiendas abandonadas y un pequeño sitio conmemorativo para un minero muerto, marcado con flores artificiales y botellas de alcohol. Unos cuantos perros y gatos deambulan por el sombrío paisaje.

    La policía y los soldados a veces encuentran la maquinaria utilizada por los mineros ilegales y la explotan con dinamita. También destruyen los tubos metálicos utilizados para extraer oro.

    Ernesto Ráez, profesor de biología en la capital peruana de Lima, dijo que se necesitarían generaciones para restaurar y reforestar las áreas afectadas por la minería.

    «Llevará más de una vida ver un bosque comparable al que fue destruido», dijo. «Pero vale la pena.»


    Fuente: foxnews.com


     

    A %d blogueros les gusta esto: