Director: José Cabada » San Leandro, Ca

El gran divorcio del siglo ¿tiempos modernos?


» Foto de Charles Chaplin para la película Tiempos Modernos (Imagen de United Artists /CC)

La pandemia del COVID ha empujado la estrecha relación entre el trabajo y el dinero hacia un amargo divorcio.

Millones de personas perdieron su trabajo y su dinero, algunos conservaron su trabajo y su dinero, y otros consiguieron aún más dinero sin hacer mucho. Esta situación no empezó con la pandemia, pero se hizo más evidente y ha creado un desastre social, con colas de una hora para conseguir comida.

Sólo en los Estados Unidos, 20 millones de personas perdieron su empleo casi de la noche a la mañana. Si trabajabas en un restaurante, una institución cultural, un club o un teatro, te quedaste sin suerte, sin trabajo y sin ingresos. Sin embargo, si trabajabas en un empleo que permitía el trabajo a distancia, podías seguir trabajando y el dinero seguía entrando. Resulta que muchas de las personas con salarios más bajos perdieron sus puestos de trabajo, mientras que la mayoría de los que ganaban salarios más altos mantuvieron los suyos y, en algunos casos, incluso vieron aumentar sus activos durante la pandemia. ¿Dónde está la equidad en esto? Ninguna sociedad moderna debería desarrollarse con este tipo de estructura.

Además, seguimos teniendo un sistema absurdo en el que el seguro médico de la mayoría de la gente está vinculado a su trabajo. Así que en medio de una de las peores crisis sanitarias del siglo, muchos de los 20 millones de personas que perdieron su trabajo también perdieron su acceso al seguro médico.

Durante siglos se ha aceptado que el trabajo es el principal distribuidor de riqueza, ya sea como compensación por el tiempo trabajado o mediante el pago por los objetos producidos. Sin embargo, hoy está claro que el trabajo no tiene la fuerza ni la capacidad de redistribuir realmente la creciente concentración de capital. Los ingresos de los hogares han crecido sólo modestamente en este siglo, y la riqueza de los hogares no ha vuelto a los niveles anteriores a la recesión. La desigualdad económica, medida a través de las diferencias de ingresos o de riqueza entre los hogares más ricos y los más pobres, sigue aumentando, y se prevé que la economía post-pandémica no hará más que exacerbar esta tendencia (se describe en forma de una K: la mitad superior seguirá subiendo mientras que la mitad inferior tenderá a bajar). El crecimiento de los ingresos en las últimas décadas se ha inclinado constantemente hacia los hogares de ingresos altos: alrededor del 82% del dinero generado en 2017, según Oxfam, fue para el 1% más rico de la población mundial, mientras que la mitad más pobre no vio ningún aumento. Aquí, en Estados Unidos, la clase media, que antaño constituía la clara mayoría de los estadounidenses, se está reduciendo rápidamente.

La respuesta a esto, nos dicen, es invertir más. Sin embargo, durante la crisis de 2008, millones de personas que habían trabajado duro durante décadas vieron cómo sus pensiones y ahorros para la jubilación se desvanecían de la noche a la mañana en la bolsa. El trabajo se había hecho, pero el dinero había desaparecido.

Y sin embargo, escuchen a cualquier político, ya sea demócrata, republicano o incluso independiente, y oirán el popular mantra de «empleos, empleos, empleos», como si esa fuera la solución a todo. Esto les permite, tras ser elegidos, justificar el aumento del gasto militar, las fábricas contaminantes y las obscenas exenciones fiscales a las empresas, todo ello en nombre de la «creación de puestos de trabajo». Esta es la táctica que se utiliza contra los nativos americanos para expulsarlos de sus tierras sagradas, para poder construir oleoductos. Y a pesar de toda su palabrería sobre la importancia del trabajo, estos políticos hacen muy poco en nombre de los derechos de los trabajadores, que se ven erosionados año tras año, y en cambio permiten que las empresas tengan cada vez más influencia en la política laboral.

En realidad, la noción de trabajo tiene que ver con el control. Se trata de controlarte a ti y a tu comportamiento, lo que puedes hacer y lo que no, a qué hora empezar y cuándo terminar, qué ropa puedes usar, cuándo puedes tomar un descanso o irte de vacaciones. En algunos lugares, cada pocos años esperan que te mudes, de ciudad en ciudad o de país en país. Y ahora, en esta nueva «economía de los gigas», puedes ser tu propio jefe, sin capital, sin clientes y sin estrategia, sólo un servidor de una corporación en el día a día -sin «ser empleado».

En una sociedad libre, las personas deberían poder dedicar su tiempo y energía a hacer algo que tenga sentido para ellas. Deberían dedicarse a trabajar juntos para construir el tipo de sociedad al que todos aspiramos. Si realmente alguien está interesado en hacer avanzar nuestro mundo, interesado en ayudar al desarrollo del ser humano, este es su tema. Aunque muy pocos quieren tocar este asunto, tenemos que superar esta relación debilitante entre el trabajo y el dinero. Este divorcio tendrá enormes consecuencias para nuestras vidas y para la sociedad en general. Imagínense no tener que pasar 30 o más años esperando la jubilación para poder empezar a vivir.

Tenemos que romper el condicionamiento básico de nacimiento, educación, trabajo y jubilación. No hay ninguna ley natural que sustente este ciclo. Nuestra contribución a este mundo comienza en el minuto de nuestro nacimiento, cuando nos convertimos en un Ser Humano. Si queremos que nuestra sociedad evolucione, no podemos seguir gastando la mayor parte de nuestro tiempo, energía y emociones haciendo algo sin sentido. Debemos ser capaces de ofrecer lo que tenemos, desarrollar nuestras mejores cualidades y abrirnos a aprender, a amar, a construir, a descubrir, a compartir y a imaginar un mundo nuevo.

Tendremos que redefinir casi todo. ¿Cuál es el sentido de la vida, qué es la libertad, qué es la educación? Imaginemos que pasamos 15 años en la escuela aprendiendo a responder a una sola pregunta: ¿Cuál es el aporte que realmente quiero hacer a este mundo?

Te dejaré que intentes responder a esa pregunta y, por favor, no te preocupes tanto por el dinero.

David Andersson / New York City / pressenza.com


Deja una respuesta