• PeruNews Peruanos en el Exterior - PEX

    PeruNews Peruanos en el Exterior - PEX
    06:51 pm   27/09/2020,  San Leandro, Ca

    #Hammamet La REALIDAD no es binaria {hay personas decentes, también korruptos}


    ¿Puedes rehabilitar la memoria de alguien haciendo una película (Hammamet de G. Amelio) en la que prevalezcan sus características positivas? No. La historia es despiadada a pesar de los negadores de todos los tiempos.

    Pero ciertamente los amantes de la división de la humanidad entre el bien y el mal tienen dificultades para aceptar que un político italiano como Bettino Craxi que robó lo imposible, como casi todos en la Primera República, fuera también una persona con cualidades políticas y personales.

    La misma sorpresa y el mismo escepticismo nos invirtió cuando dos dictadores de dos potencias mundiales, como Putin y Erdogan, se lanzaron en el papel de paladines de la Paz en el difícil juego de Libia. ¿A veces incluso los «chicos malos» hacen lo correcto? Claro que hay intereses, no es cuestión de buen corazón, pero lo que más destaca es la rapidez de respuesta de los imperios, que toman decisiones mientras las democracias occidentales parecen pusilánimes y se pelean entre ellas. Estas democracias liberales parecen obsoletas, cuando un país del este de la UE como Polonia se enfrenta a la posibilidad de llamarse a sí mismo democracia, incluso cuando uno de sus principios fundamentales, la autonomía del poder judicial, es violado legalmente.

    La velocidad es un signo de la revolución tecnológica que está teniendo lugar. Y todo se vuelve más rápido, incluyendo el cambio climático, que nos presenta un aterrador balance del calentamiento global. Pero mientras tanto, los datos corren rápido en las autopistas electrónicas, con o sin privacidad. Todas las empresas en Internet succionan los datos como si fueran la sangre vital, pero cuando se trata de realizar actos administrativos importantes, el formato digital ya no es válido, y la gente sigue pidiendo hojas en hojas y llenando carpetas en las estanterías de la oficina.

    Cuando el pasado no pasa, el futuro no llega, dice Mirta Merlino en un programa de televisión. Y tiene razón. Aquí parece que el pasado, el presente y el futuro se están amontonando de forma desordenada en una era que muchos dicen que es el Armagedón antes de una Nueva Era más evolucionada. Y mientras esperamos la evolución, un estudiante de cada cuatro abandona la escuela antes de graduarse y algunos institutos de secundaria aparecen en sus sitios reforzando las diferencias de clase y origen de los estudiantes. Todavía tenemos más que cantar sobre ¡Bella Ciao!

    La realidad no es binaria, dos aspectos opuestos no bastan para describirla, cero y uno, lleno y vacío, verdadero y falso, bueno y malo. Y hoy en día parece que estos dos aspectos se superponen constantemente, aumentando la confusión y la cacofonía de un entorno social y humano polarizado, que algunos políticos y algunos comunicadores gustan de polarizar aún más con sus expresiones simplificadas y a menudo vulgares. «La hipocresía es el homenaje que el vicio rinde a la virtud» escribió La Rochefoucauld hace tiempo, en un momento en el que quizás estaba claro para todos lo que era el vicio y la virtud, por lo que sólo quedaba la hipocresía para aquellos que, a pesar de esa conciencia, querían practicar lo primero y no perder la cara. ¿Era mejor cuando había más hipocresía, al menos en los medios de comunicación y en la comunicación social? ¿Estaba mejor cuando estaba peor (como decía mi abuela)? Por supuesto que no.

    Pero tal vez sea necesaria una profunda revisión de todos y de la sociedad. Cada acción que realizamos nos define como personas y construye el mundo a nuestro alrededor, nos guste o no. Ha llegado el momento de detenerse un momento y preguntarse realmente sobre el significado de lo que es bueno y lo que es malo. Busca una nueva definición que deje espacio para todos los matices posibles, observa los pros y los contras de las consecuencias y finalmente decide qué dirección tomar.


    Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide / pressenza.com


    A %d blogueros les gusta esto: