Director: José Cabada » San Leandro, Ca

Los «Poemas enjaulados» de Mahvash Sábet se presentan en el Día del LIBRO


» Con motivo del Día del Libro, se presenta el próximo 23 de abril en el Círculo de Bellas Artes de Madrid Poemas enjaulados de Mahvash Sábet. Un poemario publicado por la Editorial Pre-Textos en el que se recopilan las poesías escritas por la autora iraní durante sus 10 años de encarcelamiento.

Sábet fue detenida en 2008 y sentenciada a 20 años de prisión por el mero hecho de ser bahá’í. La Fe bahá’í es la mayor minoría religiosa no musulmana de Irán, perseguida sistemáticamente por la autoridades del país desde hace décadas.

Durante los años que pasó Sábet en la cárcel, entregó a familiares y amigos que la visitaban los poemas que escribía en trozos de papel y servilletas. En 2013, la reconocida novelista Bahíyyíh Nakhjaváni tradujo algunos de estos poemas y la Editorial George Ronald se encargó de su publicación. En 2017 —estando Sábet aún en prisión— PEN International otorgó el premio Escritora Internacional de Courage Award a la autora.

«Poemas enjaulados, es un poemario que permitió que las palabras de una presa de conciencia atravesaran los muros de una cárcel y viajaran a distantes lugares del mundo. Convirtiéndose así, en una prueba del coraje y la resiliencia, la miseria y las esperanzas de miles de iraníes que luchan por sobrevivir a las condiciones de extrema opresión» dice Shady Nicolás, representante de la Oficina de Asuntos Públicos de la Comunidad Bahá’í de España. «Sus versos son testimonio de 10 años de encarcelamiento injusto y una vida de persecución».

Para presentar la obra se reunirán en el reconocido centro cultural madrileño bajo la conducción de la periodista Nuria Coronado, el director de la Editorial Pre-Textos, Manuel Borrás, las traductoras del libro, Ryma Sheermohammadi y Amaya Blanco; Christiane Borowski de Amnistía Internacional Madrid, Gloria Nistal, la secretaria de PEN Club Español y Clarisa Nieva, la directora de la Oficina de Asuntos Públicos de la Comunidad Bahá’í de España. Además, el programa contará con más de una sorpresa entre las que se encuentra la participación especial de la actriz Anabel Alonso.

«Con la presentación de este libro se pretende no sólo homenajear la obra y a su autora, sino también agradecer y alentar a todas las organizaciones y personas que defienden y promueven los derechos humanos» dice Nicolás. «La ardua labor de proteger los derechos fundamentales de cada persona es una tarea de relevancia incalculable. La vida de aquellos que han logrado sobreponerse a las privaciones y dificultades de la persecución como Sábet, es un ejemplo y una fuente de inspiración para todos los defensores de la justicia».

La retransmisión en directo del evento tendrá lugar el viernes 23 de abril a las 19h a través de la web de la Comunidad Bahá’í de España www.bahai.es y a través de www.amaranta.tv.

» pressenza.com


El líder bahá’í iraní liberado, Mahvash Sabet, describe un juicio injusto y las condiciones carcelarias

Nunca traicionamos a nuestro país y nunca lo haremos”.

Mahvash Sabet, líder de la fe bahá’í perseguida de Irán que fue liberada de la prisión de Evin el 18 de septiembre de 2017 después de cumplir una sentencia de 10 años, dijo que fue declarada culpable de cargos de espionaje a pesar de que no existen pruebas.

Había siete cargos en nuestra contra”, dijo al Centro de Derechos Humanos en Irán (CHRI) en una entrevista el 24 de septiembre de 2017. “La Sección 28 del Tribunal Revolucionario nos absolvió de cinco de los cargos, pero nos declaró culpables de ‘colaborar con estados enemigos’ y ‘formar un grupo ilegal’ y nos condenó a 20 años de prisión ”.

Continuó: “La Corte de Apelaciones rechazó el cargo de ‘colaborar con estados enemigos’ y redujo la sentencia a 10 años de prisión por ‘formar un grupo ilegal’. Pero el fiscal general se opuso a la decisión de la Corte de Apelaciones y se restablecieron las sentencias de 20 años ”.

“Amamos a nuestro país”, dijo. “Nunca traicionamos a nuestro país y nunca lo haremos. Nadie nos ha mostrado ninguna prueba basada en los cargos en nuestra contra. Es muy importante para mí dirigirme a la gente dentro y fuera del país sobre las acusaciones de espionaje ”.

“Hablo por mí mismo, pero estoy seguro de que también se aplica a mis seis colegas, que en ningún momento durante los interrogatorios o en la corte aceptamos estos cargos”, dijo Sabet. “Al acusarnos de colaborar con estados enemigos, las autoridades decían que éramos espías, pero nunca presentaron ninguna prueba”.

Sabet, de 64 años, fue arrestada el 5 de marzo de 2008 por practicar pacíficamente su religión. Otros seis líderes bahá’ís, Jamaloddin Khanjani, Behrouz Tavakkoli, Saeid Rezaie, Fariba Kamalabadi, Vahid Tizfahm y Afif Naeimi, fueron arrestados el 14 de mayo de 2008. Todos fueron condenados a 20 años de prisión en agosto de 2010 por varios cargos, entre ellos “Colaborar con estados enemigos”, “insultar lo sagrado” y “propaganda contra el estado”.

Posteriormente, sus condenas se redujeron a 10 años de prisión, cada una según el artículo 134 del Código Penal Islámico de Irán , que permite a los presos cumplir solo la pena más larga en casos que involucran condenas por múltiples cargos.

Sabet dijo a CHRI: “En una de las sesiones de la corte, después de muchas discusiones, nuestros abogados tuvieron la oportunidad de presentar una defensa. Recuerdo al Sr. Abdolfattah Soltani , el destacado abogado al que respeto mucho, que se puso de pie y rechazó los cargos por tres motivos ”.

“En primer lugar, agradeció al Ministerio de Inteligencia por una carta en la que afirmaba que su rama de contrainteligencia no había descubierto pruebas que vincularan al acusado con el espionaje. Esta fue una carta muy importante ”, dijo Sabet a CHRI.

“En segundo lugar, señaló que no hay estados enemigos ya que la República Islámica no está [oficialmente] en guerra con ningún país”, agregó. “Y tercero, preguntó por qué no había ejemplos de ninguna [de nuestras supuestas] reuniones o comunicaciones con estos estados [presentados en la corte]”.

Soltani, quien pasó su carrera legal asumiendo casos civiles y de derechos humanos, actualmente cumple una sentencia de 13 años de prisión en la prisión de Evin por dedicarse pacíficamente a su profesión.

Los funcionarios iraníes niegan haber procesado a los bahá’ís por sus creencias religiosas, pero la comunidad es una de las  minorías religiosas más  perseguidas en Irán. La fe no está reconocida en la  Constitución de la República Islámica  y sus miembros se enfrentan a una dura discriminación en todos los ámbitos de la vida, así como a la persecución por la demostración pública de su fe.

Interrogatorios y agradecimiento a los abogados de derechos humanos

La líder bahá’í le dijo a la CHRI que cuando fue citada por primera vez desde Teherán a Mashhad, en el noreste de Irán, para ser interrogada en el invierno de 2008, nunca esperó que la detuvieran y encarcelaran durante los próximos años en siete cárceles diferentes, incluida la El centro de detención del Ministerio de Inteligencia en Mashhad, la prisión de Rajaee Shahr en Karaj y finalmente la prisión de Evin en Teherán.

“Las preguntas durante los interrogatorios fueron principalmente sobre la administración de la comunidad bahá’í”, dijo Sabet a CHRI. “Querían información detallada y yo les respondí más o menos, pero nunca les permití que me involucraran en discusiones sobre mis creencias religiosas. La Constitución [artículo 23] prohíbe investigar las propias creencias “.

Sabet expresó su gratitud por un miembro del equipo de defensa legal de los líderes bahá’ís, el abogado Hadi Esmailzadeh, quien murió en 2016 de un ataque al corazón un año después de ser sentenciado a cuatro años de prisión por el Tribunal Revolucionario por tomar casos de derechos humanos.

“Nunca olvidaré que este gran hombre siguió defendiéndonos sin importar cuánto trató de humillarlo el tribunal”, dijo a CHRI. “Aceptó defendernos a pesar de que era profesor universitario. Siempre oré por él en la cárcel. A pesar de su firme creencia en el Islam, él y el Sr. Soltani nos defendieron independientemente de nuestras creencias “.

“Lo que les importaba era que sus clientes eran seres humanos y ciudadanos de este país, al igual que ellos”, agregó.

Salud menguante

Sabet también le dijo a CHRI que está buscando tratamiento para la disminución de la densidad ósea y los dolores en las articulaciones, los cuales se desarrollaron durante su encarcelamiento.

“Pasé dos años y medio en confinamiento solitario, lo que por sí solo te desgasta mucho”, dijo. “Tenía una severa pérdida de densidad ósea, que fue diagnosticada cuando me trasladaron a los centros médicos. Tengo dolor en las articulaciones y los huesos, lo que más me molestó estos años. En un momento, los médicos pensaron que podría estar sufriendo de fracturas en las articulaciones y estuve hospitalizado durante 15 días bajo vigilancia “.

Sabet le dijo a CHRI que evitó la clínica de la prisión porque estaba mal equipada.

“No iba mucho a la clínica de la prisión, no porque no estuviera disponible para nosotros. No quiero exagerar las cosas negativas ni negar la verdad. Creo que tienes que ser justo ”, dijo. “Incluso el director de la clínica una vez nos preguntó a la Sra. [Fariba] Kamalabadi ya mí por qué no habíamos visitado la clínica en años. Le dijimos que la clínica no podía ayudarnos con nuestros problemas porque no estaba bien equipada ”.

Fariba Kamalbadi  , líder de la perseguida comunidad bahá’í de Irán  , actualmente cumple una condena de 10 años de prisión por sus creencias religiosas.

“Ahora creo que también tengo que visitar a un psiquiatra”, dijo Sabet, quien fue liberada antes que sus colegas bahá’ís porque fue arrestada antes. “No importa cuán alta esté su moral, 10 años de prisión lo dañarán”.

“Muros de malentendidos”

Reflexionando sobre su experiencia en prisión, Sabet le dijo a CHRI: “Lo más importante fue que los muros de malentendidos [entre reclusos bahá’ís y no bahá’ís] se derrumbaron”.

“No podía creer que una compañera de celda musulmana muy ortodoxa, que recitaba el Corán en reuniones religiosas, tuviera conversaciones con nosotros y compartiera la misma manta mientras dormíamos juntos”, dijo. “Cuando le dije que no quería que se sintiera incómoda, ella decía que de hecho estaba contenta de estar cerca de nosotros. Había muchas otras como ella a quienes inicialmente pensé que no les agradaba, pero luego pude vivir con ellas, abrazarlas y compartir problemas ”.

“Pensé en la prisión como una prueba de resistencia, para defender nuestro estilo de vida y mantener nuestro ánimo en alto”, dijo Sabet. “Nuestra esperanza era vivir como deseábamos, relacionarnos con la gente y derribar los muros levantados entre nosotros y nuestros compatriotas. Una parte importante de estos muros psicológicos también existía en nuestras propias mentes “.

“Nunca me sentí sola”, agregó. “Eso es lo que significó la prisión para mí como bahá’í; Tenía que demostrarme a mí mismo que podía tener una buena vida allí “.

Sabet fue despedida de su trabajo como maestra de escuela y directora después del establecimiento de la República Islámica en 1979. “Fui purgada durante la Revolución Cultural de 1980”, dijo a CHRI. “El fallo en mi contra dijo que fui despedido por ser miembro del ‘falso culto del bahaísmo’”.

Ella espera que sus seis coacusados ​​sean liberados uno por uno entre finales de octubre de este año y marzo de 2018 después de que hayan cumplido sus sentencias de prisión.

» Centro de Derechos Humanos en Irán »


 

Deja una respuesta