• En memoria de Soledad Nalvarte Quinteros
  • Sociedad Peruana de Prensa / SPP
    Sociedad Peruana de Prensa / SPP

    PERUradio
  • PeruNews Peruanos en el Exterior - PEX

    PeruNews Peruanos en el Exterior - PEX
    Director: José Cabada » San Leandro, Ca

    Óscar Vilca Gómez: el peruano que conoce todas las montañas del Perú


    Óscar Vilca Gómez conoce todas las cordilleras del Perú, las que tienen glaciares y las que no, las caracterizadas por volcanes que recorren parte del territorio de Moquegua y Tacna, o las alimentadas por las lluvias en sus cúspides.
    Especialista en hidrología y glaciares ha encontrado lagunas que son peligrosas por cercanía a montañas

    Mientras miles de peruanos de la primera línea de batalla ponían el pecho para controlar la pandemia, Óscar Vilca Gómez luchaba contra la desinformación que recorrió una comunidad cusqueña, casi arrasada por un aluvión, convencida de que el desprendimiento de enormes rocas del Vilcabamba había ocurrido por dinamitazos, y no por el cambio climático.

    El 23 de febrero del 2020, a las 2:30 de la tarde, Óscar Vilca Gómez, puneño, especialista en hidrología y glaciares, se enteró por las redes sociales de que el río Santa Teresa estaba desbordándose. Como profesional del Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem), buscó inmediatamente información para confirmar el hecho.
    Grande fue su sorpresa al encontrar que la laguna Salkantaycocha, ubicada a 4,900 metros sobre el nivel del mar, en la Cordillera Vilcabamba, en La Convención, parecía ser el origen del problema que arrasó puentes, destruyó carreteras y afectó a las familias instaladas en la parte baja de ese lugar.

    “Nosotros evaluamos riesgos asociados a glaciares y a lagunas potencialmente peligrosas. Fuimos a la comunidad y la gente decía que buscadores de oro habían dinamitado la cordillera y causaron el aluvión», recuerda.
    Entre los pobladores y las redes circulaban explicaciones falsas. Vilca y su equipo subieron hacia la laguna Salkantaycocha y observaron enormes rocas dispersas, del tamaño de unas tres veces el edificio del Banco de la Nación en San Isidro, Lima. «Una explosión no podía haber partido las piedras de ese tamaño», explica.
    Ascendieron el Vilcabamba para confirmar su hipótesis de que una avalancha mixta por desprendimiento de rocas y hielo había caído a la laguna y causado el aluvión. Líderes de la comunidad y autoridades cusqueñas rechazaron su informe. Lo único que le quedó a Vilca Gómez fue admitir que solo sistematizando información clara y contundente podían explicarles que las rocas cayeron al Salkantaycocha por efectos del cambio climático, y no por las bombas.

    Pasión por la cordillera

     
    Óscar Vilca Gómez conoce todas las cordilleras del Perú, las que tienen glaciares y las que no, las caracterizadas por volcanes que recorren parte del territorio de Moquegua y Tacna, o las alimentadas por las lluvias en sus cúspides.
    No sabe explicar su pasión por recorrerlas, por preferir caminos empinados, agrestes y cubiertos de hielo, muchas veces recorridos con un número reducido de personas o solo, pues se requiere de condiciones fisicas para hacerlo, reconoce.
    Es hijo de puneños, cuenta, y pasearse a más de 3,800 metros sobre el nivel del mar, donde levantaron la casa familiar, fue parte de sus juegos y travesuras en la niñez. Gracias a esas experiencias que definieron su vocación, y más adelante a otras relacionadas con su participación en diversas expediciones, en el 2017 lideró la que se encargó de medir la montaña más grande del Perú: el Huascarán.

    Lagunas peligrosas

    En este momento quiere entregar a diferentes autoridades los resultados de varios estudios que han realizado, pues han identificado en Puno, Cusco, Apurímac y Arequipa lagunas muy peligrosas por su cercanía a las montañas y a posibles desprendimientos de hielos debido el cambio climático.
    Para el especialista en hidrología y glaciares, el Estado no puede seguir enfocado en diseñar alertas, tiene que evitar el daño a las poblaciones. La naturaleza se activa para buscar un equilibrio, está en dinámica constante, actúa en respuesta de lo que sucede en el ambiente, explica.
    “En el Estado trabajamos personas que estamos en la primera línea del cambio climático que hoy es la mayor amenaza para nuestro país, no la vemos, pero el día que se manifieste en su totalidad será catastrófico”.

    Más en Andina»


    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    A %d blogueros les gusta esto: